Chiloé representa el desarrollo en torno a la madera y el mar donde arquitectura y diseño han definido un modo de habitar particular. Sus iglesias han hecho visible este conocimiento, no obstante han sido las embarcaciones chilotas las que han propuesto el modo constructivo.  Las embarcaciones de madera poseen una extensa tradición que manifiesta el mestizaje entre conocimientos, técnicas y procesos de origen indígena y europeo en una síntesis entre la artesanía y la construcción naval.

Este proyecto propone la puesta en valor del diseño local por medio del registro, levantamiento y reproducción del proceso de construcción y ciclo de producción de la lancha velera Chilota como un caso emblemático de esta tradición.

La carpintería de ribera chilota es un componente central en su identidad cultural y ha perdurado en el tiempo gracias a los maestros que han mantenido las bases materiales y constructivas de la navegación del archipiélago. Durante siglos, las generaciones de carpinteros han generado, transmitido y transformado dichos conocimientos a través de una práctica ininterrumpida y uno de los ejes de la transmisión oral de la zona. Numerosos astilleros se han instalado en orillas y desembocaduras de ríos de forma espontánea. Algunos se han convertido en centros con gran capacidad productiva y excelentes embarcaciones. Uno de estos centros lo constituye la costa de la comuna de Hualaihué, en la provincia de Palena, Región de Los Lagos.

Hualaihué posee la mayor concentración de astilleros artesanales de la zona donde se encuentran los carpinteros más connotados de Chiloé Continental. En 2014, los Carpinteros de Ribera son distinguidos por la UNESCO y reconocidos como Tesoros Humanos Vivos por el Gobierno de Chile como manifestación relevante del patrimonio cultural inmaterial del país. Estos maestros han preservado en el tiempo una profunda relación con la naturaleza, maderas, vientos y mareas. Su técnica de construcción artesanal de lanchas veleras chilotas ha mantenido viva la relación e intercambio con su raíz cultural.

Mañihueico es una localidad en Hualaihué donde los Carpinteros de la Ribera desarrollaron técnicas específicas para estas embarcaciones donde la capacidad de producción es de una embarcación al año por carpintero. Este un ciclo abarca diversas localidades geográficas y se desarrolla por un período de 10 meses. El proceso se ajusta a las distintas estaciones del año y sus etapas consideran la recolección de materias primas en el monte (invierno), la construcción temprana en el valle (primavera) y el montaje en la costa (verano), componiendo un corte transversal a lo largo del territorio. Fundación Navegación Patrimonial Ciprés ha realizado un trabajo de inserción con tres de los más experimentados carpinteros de esta localidad que aún preservan estas técnicas originales, pero ya superan los 60 años de edad y pone urgencia la recuperación patrimonial y puesta en valor este antiguo oficio que hizo posible fundar Chiloé.

El proyecto propone el registro sistematizado y recreación de esta técnica constructiva a partir del seguimiento de la fabricación de una embarcación considerando su patrimonio humano, la estrecha relación con el territorio y la tradición constructiva única. La investigación realizará un seguimiento y levantamiento planimétrico del proceso de recolección en el monte y la fabricación en el astillero. El análisis considera un estudio constructivo a partir información recopilada y la reproducción de la situación geográfica y la embarcación por medio de reconstrucciones parciales y modelos a escala. Esta información será utilizada en actividades de difusión orientadas a las nuevas generaciones de la mismas localidades costeras para constatar el patrimonio propio, así como en una exposición en recintos municipal y universitario orientada al público general y la comunidad académica con el fin de expandir estos casos únicos de diseño.