Como Fundación Ciprés identificamos dos problemáticas que afectan a Chiloé y vimos la necesidad de buscar soluciones a las personas.

En primera instancia la inminente extinción de la lancha velera patrimonial y del oficio de la carpintería de ribera, trabajo de tradición oral que transmite conocimientos, valores culturales y sociales basados en una memoria colectiva. A esto se suman los problemas económicos relacionados a la manutención y fabricación de nuevas embarcaciones, ya que las originales no reciben los cuidados necesarios y las nuevas se fabrican de manera imprecisa quedando algunas sin terminar.

Por otro lado la casi nula oferta náutica a vela en la zona, que es reservado para usuarios con poder adquisitivo muy alto, excluyen un segmento de la población que busca vivir experiencias cercanas con el archipiélago de Chiloé.

Frente a esto es que decidimos fomentar la manufactura y navegación de la embarcación chalupón. Además, en  nuestras salidas a terreno, el equipo notó que existen pequeñas iniciativas locales, que buscan rescatar el oficio de la construcción tradicional de la lancha a vela, pero que no cuentan con las redes de contacto ni los recursos materiales. Es por esto que Fundación Ciprés decidió establecer otro objetivo a su proyecto, el de convertirse en un articulador de microiniciativas de la zona a través del concepto “Tour Operador”.

Es dadas estas instancias y circunstancias que en Fundación Ciprés estamos haciendo una red de carpinteros y otros actores claves en Chiloé. En esta línea, queremos ayudar a estos pequeños artesanos, que se sumen al proyecto y que podamos generar una especie de flota. De este modo, la solución Ciprés se estableció como servicio turístico diseñado para Chiloé, pero que además, pone en valor la antigua tradición del chalupón a vela desde su construcción a madera como el arte de su navegación por los canales del archipiélago.